Comedia Aquilana con Nao d’Amores & Compañía Nacional de Teatro Clásico.



Foto: El actor Javier Carramiñana. Tomado del folleto de la obra.


El Teatro Barakaldo ha presentado el 26 de octubre de 2019 a Nao d'Amores (compañía residente en Segovia), en coproducción con La Compañía Nacional de Teatro Clásico la obra Comedia Aquilana, dirigida con acierto por Ana Zamora y un texto desconocido de un autor, también desconocido del siglo XVI, Bartolomé de Torres Naharro.

Esta comedia de amores renacentistas ha sido considerada la primera comedia romántica del teatro en castellano y, según la sinopsis que el propio teatro hace de ella dice que: " la historia  gira en torno a los amores del escudero Aquilano y la princesa Felicina, hija del Rey Bermudo. Durante el encuentro nocturno de los amantes, Aquilano, herido de amores, cae al jardín siendo descubierto por los hortelanos Dandario y Galterio, que alertan al rey. Los médicos de palacio diagnostican su mal de amores por la princesa y Bermudo quiere ordenar su muerte. El criado Faceto revela entonces que en realidad Aquilano es hijo del rey de Hungría, lo que hace que el rey renuncie a la venganza y autorice la boda".

He de decir, que es imprescindible que se explique la trama al espectador porque resulta algo costoso de entender: 
1,- por estar en verso
2,- porque parece un castellano más antiguo que aquel al que estamos acostumbrados los amantes del teatro del siglo de oro o, quizá, porque el asesor de verso, Vicente Fuentes, ha preferido dejarlo más fiel al texto original y menos adaptado al lenguaje actual.
3,- también porque al imitar el acento italiano, cuesta un poco hacer el oído y más teniendo en cuenta la velocidad a la que hablan los actores.
Vamos, que hay que esforzarse y ese ejercicio requiere especial atención y dedicación mental a la acción que discurre en el escenario.

Resumiendo, la Compañía Nacional de Teatro Clásico nunca defrauda. Ni sus intérpretes: Silvia Acosta, María Besant, Irene Serrano, Javier Carramiñana, Juan Meseguer, Belén Nieto, Alejandro Saá, María Alejandra Saturno, e Isabel Zamora; ni la dirección musical, a cargo de Alicia Lázaro, ni las músicas (mujeres), ni el atrezzo, ni la escenografía, iluminación y demás componentes imprescindibles fallan en ningún momento, a la hora de obtener una deliciosa comedia, visual, fresca y ágil, en la que los actores, además de hacer gala de su agilidad mental, en lo que al texto se refiere, lo hacen también de su agilidad física, y hago especial mención al esfuerzo atlético de Alejandro Saá, un actor con una excelente voz para las tablas.

Hago especial mención también al vestuario, que consiguió el premio MAX 2019 al Mejor diseño, concedido a Deborah Macías.

En el folleto de la obra se menciona el esfuerzo realizado por La Compañía en una residencia artística realizada en la Real Academia de España en Roma, con el fin de perseguir el universo de materiales necesarios y el posterior encierro monástico de ensayos en Segovia, para lograr poner en escena este texto de influencia italiana del siglo XVI.

Teatro de altos vuelos.

Mi calificación conjunta de la obra: 8,5 sobre 10









Comentarios

Entradas populares de este blog

Exposición sobre la cárcel de Larrinaga en Bilbao