Lo poco bueno en la vida del escritor es que a menudo despierta por la mañana con la certeza de que le ocurrieron un montón de cosas que contar a los demás, y cuando va al baño y se mira al espejo cae en la cuenta de que todo estaba en su cabeza.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Exposición sobre la cárcel de Larrinaga en Bilbao