PÁNCREAS, la obra teatral de Patxo Tellería, es un ejemplo de cómo debe verse la muerte desde el humor. Pese a parecer a primera vista una historia disparatada, sin pies ni cabeza, el espectador, incrédulo ante lo que se le plantea, cuando en el escenario un actor intenta convencer a un suicida para que adelante su fecha de fallecimiento para así salvar la vida de un tercer amigo que necesita un trasplante de páncreas, deja a un lado su escepticismo inicial y empieza a comprender que lo que hay detrás de todo es la propia condición humana, el miedo, la soledad, la amistad, el egoísmo… 

La obra avanza durante una hora diez minutos para terminar en el típico enredo con tintes de comedia negra. 

TRES ACTORES maduritos, los conocidos y apreciados Santiago Ramos, Fernando Cayo y Alfonso Lara que recitan sus cuitas en verso y hasta cantan (y muy bien, por cierto…) para lograr arrancar la carcajada, o al menos, la sonrisa del público, que logra pasar un buen rato gracias a su buena puesta en escena. 

Tres bombines, tres abrigos, tres trajes con chaleco, bajo la escenografía de José Luis Raymond, para tres amigos a los que les une una cuarta invitada invisible en el escenario. 

Juan Carlos Rubio, el director de PÁNCREAS dice: No se pierdan nuestro Páncreas. ¿Hay algo más íntimo que les podamos ofrecer?
Una hora diez minutos de confesiones en rima para espiar los defectos del alma humana, defectos que se quedan en nada cuando media la amistad. Una obra simpática y tres actores entrañables.
                                       Ascension Badiola.
                                               29.11.2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario