Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Atardecer en Senegal 2011

Imagen
No pude apartar la mirada del movimiento ondulante, parecía avanzar hacia el fuego con el ímpetu del adolescente que descubre al final del camino lo que desea, la cara ardiente, la superficie líquida, la sal pegada al corazón tenso de recuerdos, a los ojos que guardan rostros de sirenas añosas y bergantines forrados de líquenes. No supe comprender cómo debajo de aquella belleza el mundo oscuro impulsaba legiones de seres aterradores desplazándose en las corrientes frías, rebuscando en las simas un canto de burbujas. Arriba brisa marina, abajo, silencio líquido meciendo algas y misterio. No pude dejar de pensar en aquel gran secreto hasta que la masa tenebrosa absorbió la luz y quedó un sólido rumor de olas esperando el nuevo día.

Don Quijote vino ayer a visitarnos, por fin, le hemos conocido

Imagen
Mi abuelo, un guipuzcoano muy serio que tuvo que irse a Madrid a trabajar con apenas doce años, no fue un hombre de gran instrucción. Fue aprendiz, mozo, luego comercial y mucho después, dueño de sus propios negocios, sin embargo, yo le recuerdo de niña leyendo la voluminosa obra de Cervantes. Yo le observaba como hacen los niños con sus mayores, entre juegos, como quien no presta atención, alarmada por su risa contenida, ese tipo de risa hacia dentro, sin carcajada, que provoca congestión y lágrimas abundantes y que más parece llanto que diversión. Viéndole así tan concentrado, recuerdo haberle preguntado lo que le pasaba y entonces me leía párrafos del Quijote, que apenas podía terminar porque el ataque volvía a revertirlo hacia dentro y mi abuelo desaparecía en aquel paisaje de molinos de viento y de princesas taberneras que tanto le deleitaban. Así es quizá como desde muy pequeña empecé a sentir curiosidad por el personaje y por la obra.
Pues bien, ayer en el teatro Barakaldo se…